Síndrome del oficinista ¿cómo la oficina afecta la salud?

10 de Julio del 2017

¿Crees que pasar más de 8 horas dentro de la oficina no afecta la salud? Pues descubre en este post todo lo que necesitas saber sobre el Síndrome del oficinista

Puede que creas que estar sentado frente al computador en la oficina durante 8 horas diarias no representa un riesgo para tu salud, sin embargo, esto puede ser más peligroso de lo que crees. En este post te mostraremos todo lo que necesitas saber sobre el síndrome del oficinista.

 

  1. ¿Que es síndrome de oficinista?

  2. Principales consecuencias del síndrome de oficina

  3. Prevención

¿Qué es el síndrome de oficinista?

Según la Organización Internacional del Trabajo, el “síndrome de la oficina enferma” afecta a uno de cada cuatro trabajadores de oficina. Los afectados pueden ser personas sanas que empiezan a padecer estos síntomas, o personas con enfermedades previamente diagnosticadas con males como las alérgicas que empeoran con el tiempo. Esto afecta a su productividad y es motivo de los mayores motivos del ausentismo en el trabajo.

Los culpables de afectar nuestra salud laboral suelen ser los revestimientos sintéticos, alfombras plagadas de ácaros, iluminación deficiente o incorrecta y por supuesto un sistema de ventilación deficiente en la oficina.

Conoce: 6 Consejos para enfocarte en el trabajo sin descuidar tu salud

 

Un 77% de los trabajadores que realizan trabajos administrativos o de oficina tiene trastornos musculo-esqueléticos, según la Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo realizada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo en 2011. “Cuando pasamos mucho tiempo sentados sin levantarnos (más de 4 horas de la jornada), la contracción muscular mantenida ocasiona la compresión continua de los vasos sanguíneos provocando que el músculo no reciba el aporte de oxígeno y glucosa necesarios, lo que dificulta la eliminación de residuos celulares y provoca un nivel de fatiga que obliga a interrumpir la tarea”, detalla María José Sevilla, técnico del Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud, fundación de CCOO, y especialista en ergonomía. “Por cada 40 o 50 minutos en posición sentada, al menos 10 minutos debería realizarse alguna otra tarea de pie o caminando”, añade.

Principales consecuencias del síndrome de oficina

1. Enfermedades al corazón:

Tendrás el doble de probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares porque se sobrecarga al corazón lo que significa tener alto riesgo de un infarto cardíaco, colesterol elevado e hipertensión arterial.

 

2. Insulina alta:

“Hay una condición médica de resistencia a la insulina que lleva al desarrollo de diabetes, obesidad y problemas con los triglicéridos, porque el estar quieto impide que la insulina funcione en forma adecuada”.

 

3. Riesgos de cáncer:

Existen estudios que han vinculado el sedentarismo a tener mayor riesgo de cáncer de colon, mama y de endometrio. La razón no está clara, pero una teoría es que el exceso de insulina estimula el crecimiento celular.

Conoce: Fascitis Plantar, intenso dolor de pie

 

Otra es que el movimiento regular aumenta los antioxidantes naturales que matan las células perjudiciales, y potencialmente causantes de cáncer, los radicales libres. Por tanto, la falta de ejercicio produce todo lo contrario.

 

4. Mala circulación piernas:

Cuando existen problemas de circulación venosa se ha descubierto que aparecen varices en las piernas y también que se acumule líquido en las piernas o tobillos. Como condición extrema, se puede producir trombosis venosa profunda, ya que la sangre líquida se transforma a estado sólido dentro de venas y las tapa. La sangre no circula. Por eso se recomienda cambiar de posición, cruzar las piernas y mover tobillos.

 

5. Psicológicas:

“soy un esclavo”: Si nos dedicamos monotemáticamente a una actividad, además, lo que hacemos no es agradable, se generará un factor de estrés que podría llevar a la persona a sentirse esclavo de una silla por tener que permanecer en ella todos los días. Con el tiempo, se podrían desarrollar cuadros depresivos.

Prevención

Para evitar el padecimiento de este mal, se recomienda el optar por hábitos saludables, como la implementación de pausas activas dentro de la oficina, que permitan mantener el bienestar el cuerpo. Cada 40 o 50 minutos, ponte de pie, estira el cuerpo o realiza algún tipo de actividad física.

De hecho, pasarnos todo el día sentados no es precisamente bueno para la salud. Una investigación llevada a cabo por el British Journal of Sports Medecine advierte que nos pasamos la mitad de nuestra vida sentados, y que esto aumenta exponencialmente el riesgo de morir de casi cualquier enfermedad imaginable.

Sin dramatizar, es cierto que, tras 4 horas sin variar la posición en la silla de oficina, la contracción muscular resultante desemboca en la compresión continua de los vasos sanguíneos, dificultando así la eliminación de residuos celulares y provocando un nivel de fatiga que obliga a detener la tarea.

Comentarios

Este artículo del blog no tiene comentarios.

Agrega tu comentario

TU COMENTARIO ES MUY IMPORTANTE: